31/05/2020 - ANÉCDOTAS DEL ANTIGUO TUYÚ
Juego de manos...

Continuamos compartiendo una serie de muy interesantes anécdotas ocurridas en el antiguo Pago del Tuyú, y que han sido recopiladas y escritas por el Dr. Mariano Cima. En esta ocasión, compartimos la nota 230


Mi abuela ya lo decía: "juego de manos...juego de villanos!". Faltaba poco para la hora de almorzar en la cocina de peones de la Estancia "Macedo" en aquella mañana del 5 de diciembre de 1908. El joven peón, Anacleto, habiendo terminado la tarea que se le había encomendado, se fue hasta la pieza contigua, a darle una buena afilada a su cuchillo que con todo esmero cuidaba.
Pues en ésa labor estaba, con el cuchillo "yendo y viniendo" sobre la piedra, cuando entró su amigo, Máximo, un chico de apenas doce años de edad, quien le hizo el "embite" con el que seguido jugaban: "visteaban" y se tiraban "puñaladas" con las manos; haber quien "salía con más heridas...!". Solían estar así un buen rato, pasando momentos de "diversión a lo campo", emulando vaya saber uno a quién o a quienes de los tantísimos criollos que por allí andaban. Esto fue lo que contó un peón oriental que ya estaba mateando en la cocina, de nombre Miguel Sosa. No los veía, pero escuchaba las risas y el bullicio que ambos muchachos provocaban en su juego.
Pero Anacleto, esa mañana, resolvió dar una vuelta de hoja más en la "lección" a su educando, en lo que eran los usos y costumbres del Tuyú...; sustituyó el dedo índice de su mano, ...por el recién afilado cuchillo!; así que la cosa cambió, e indudablemente dejó de ser pareja, por lo que su contrincante debió poner todo de sí, para esquivar las incesantes puñaladas que le tiraba su amigo. Como no tenía poncho para frenar los hachazos, a patadas con su bota los rechazaba.
Según dijo el oriental, de pronto el alboroto se calmó, y entró Máximo a la cocina, quien sin decir nada, se sentó en un banco para sacarse una de las botas. Sosa observó que una de las piernas del chico sangraba bastante, "qué te hicieron muchacho???", y sin perder tiempo, llamó a la encargada de la cocina.
Entre ambos le hicieron algunas curaciones, y resolvieron dar parte al Mayordomo de la Estancia, Don Francisco Santa Coloma. "Usted se queda acá", le ordenó a Anacleto, quien no hablaba del susto que tenía, y de la que se veía venir..."Voy dar parte a la autoridad!" y le quitó el cuchillo.
El 17 de diciembre, el Encargado del Destacamento de Policía, Don Diego Bracamonte, le solicita al Doctor en Medicina y Cirugía, Roberto Halliburton, informe la gravedad, tiempo probable de curación, órganos afectados o mutilados, incapacidad para el trabajo, y demás circunstancias que notare y que contribuyan a determinar la mayor o menor gravedad del delito.
Al pie del mismo requerimiento, el Doctor indica: "Dicho menor presenta en la cara externa de la pierna derecha, á la altura del tercio medio, una herida cortante de cinco centímetros de extensión, que no interesa más que la piel. Ha sido inferida por un arma filosa, de lámina groseramente ancha. Carece de gravedad, y curará en cinco días, salvo complicaciones...".
Con todas las actuaciones, y el detenido, Bracamonte eleva el sumario al Sr. Juez de Paz, Don Casimiro Montes, quien el 24 de diciembre, resuelve el caso: "Por lo que resulta de las constancias de autos, no habiéndose probado que el delito que se imputa á Anacleto B. haya sido perpetrado intencionalmente por lo que aparece de un modo indudable exento de responsabilidad criminal, habiéndose producido el hecho por mero accidente, libérese definitivamente esta causa con declaración de que su formación no afectó el buen nombre y honor del procesado...".
Aunque mi abuela tenía razón, en el Tuyú de aquel entonces, los chicos tenían sobrados y abundantes ejemplos de dónde aprender "ese entretenido juego de manos y cuchillo"; se podría decir que era una especie de escuela "no oficial" del Tuyú. donde la "Ley de los Montes Grandes" todavía se hacía sentir, no sólo en aquella época, 1908, sino que abarcaba también a muchos de sus habitantes, incluso, a los "muchachitos"...



 Más de General Madariaga
ESPACIO PUBLICITARIO
 06/07/2020 -

 04/07/2020 -

 08/07/2020 -

 22/10/2018 -

 03/04/2018 -

 02/05/2018 -

 03/04/2018 -

 03/04/2018 -





Fundado el 28 de Mayo de 1993
Propietarios: Dr. Juan Carlos Eyras, Dr. Guillermo Eyras
Director: Dr. Juan Carlos Eyras
Propiedad Intelectual N 70244673
(C) 2019 Buenos Aires - Argentina