Ir al inicio

General Madariaga



OPINION

En el reino del Indio

En la historia de la humanidad hubo cientos de reinos que ostentaban el poder político y marcaban los lineamentos sociales que regían la sociedad, en la actualidad sólo subsisten 25 y su poder es más que simbólico en la mayoría de ellos. En la Argentina actual existe uno, el reino del Indio.

Este reino no tiene límites claros establecidos. Se erige solo una vez al año y su punto geográfico puede variar de un año a otro: puede ser en Tandil, Junín, Salta, Gualeguaychú, Mendoza u Olavarría. Tampoco tiene permanencia en el tiempo, solo algunos días bastarán para mantener su fuerza social y el nivel de fidelidad de sus habitantes. El reinado se establece en torno a un predio en el que, para los habitantes del mismo, se celebra una misa: el recital de Carlos “El Indio” Solari. Durante estos días, las normas y leyes que rigen nuestra sociedad se dejarán de lado para dar lugar a las leyes del Indio. Las sociedades locales le temen a este reino, muchos comerciantes bajan sus persianas por temor. Pero el reino se ocupará de llegar con cientos de mercaderes que se establecerán en las avenidas principales con pequeños puestos improvisados y proveerán de todo lo necesario para cubrir las necesidades de sus habitantes, desde ropa a comida y alcohol, mucho alcohol. A estos comerciantes, no se les exigirá que paguen sus impuestos y realicen los controles bromatológicos correspondientes, las leyes del reino son permisivas. El código urbanístico del reino no tiene grandes complejidades, no conoce ni de countries ni de petit hotel. La carpa es la unidad habitacional por excelencia, cualquier metro cuadrado verde es deseado por los habitantes para establecer sus viviendas, no importa si el mismo está ubicado en una plaza, el medio de un boulevard o en un terreno privado al cual irrumpen con total tranquilidad y sin culpa alguna, es así. La ciudad les pertenece por algunos días. Los habitantes pueden llegar a cuatriplicarse comparando su número con el de las ciudades preexistentes. Si pertenecés al reino, te vas a sentir protegido, no hay robos entre sus habitantes y son muy solidarios entre sí. EL problema subsiste cuando no pertenecés a ellos, en este caso pueden llegar a ser muy hostiles. En este reino solo existen dos clases sociales: una unipersonal formada por su rey y otra por decenas de miles de personas, el pueblo. El transporte público no está disponible los días que dure el reinado: los colectivos y taxis habituales no prestan servicios. Ellos no pertenecen al reino, tienen temor. Pero esto no es obstáculo alguno: los “ricoteros” disfrutan las interminables caminatas que se deben hacer para llegar al recital. Las mismas forman parte del ritual: en ellas se canta, se toma, se abraza a esos “compatriotas” que no ven desde hace un año, pero que sienten cerca, tienen el sentimiento de pertenencia muy arraigado, mucho orgullo de ser “ricotero” No se necesita mucho dinero en este lugar, hacer dedo para llegar hasta aquí es el medio más utilizado, y hasta desde cientos de kilómetros antes ya se los puede visualizar en la vera de los caminos. Con cara de felicidad, van a su lugar, donde quieren estar.Se duerme en carpa o, en muchos casos, en plazas y parques. La comida y el alcohol se comparte si es necesario. Un hermano siempre te va a dar una mano. Lo único caro es la entrada, pero la misma no es necesaria para entrar al predio, nadie en ningún momento te la va a exigir para ingresar, pero igualmente la mayoría paga. Necesitan pagar, como si fuera una forma de agradecer por dejarlos ser parte de lo que ellos denominan una gran familia. Un tributo para el rey. Las comunicaciones colapsan, son nulas o escasas…mejor, acá se cotiza más un abrazo que un mensaje de texto. No hay diferencias de géneros, los hombres orinan en cualquier lado, las mujeres también. Los padres llevan a sus hijos pequeños: saben que está mal, saben que es un acto de inconciencia, pero la necesidad de dejarles este legado puede más, necesitan dejarle esta herencia. Aquí no se exige VTV, podrás ver decenas de micros en estados deplorables. No hay controles de alcoholemia, a pesar del increíble consumo de alcohol que me animo a decir que por lo menos duplica el consumo de cerveza del mismísimo Oktoberfest que celebra cada año en Munich, Alemania (1,04 litros per cápita) ¿Pero cómo puede un artista, para muchos mediocre, con 4 discos solistas de escaso éxito comercial y solo un puñado de éxitos con su antigua banda (Patricio Rey y sus redonditos de Ricota) generar semejante movimiento social?? Sus seguidores no buscan música, buscan más que eso. Buscan un espacio, un lugar que no tienen en Argentina. Allí son marginados, son los que más sufren los embates de las crisis, la falta de trabajo. En el reino son felices, se olvidan se sus problemas, dejan sus penas, no son menos que nadie, son igual a todos. Eso es lo que encuentran aquí, lo buscan, lo necesitan, lo encuentran. Hipótesis de porqué eligieron al Indio como su líder puede haber muchas, no quisiera dar una más, es así y punto. Después de “La Misa”, volverán felices, tendrán suficiente tiempo para acumular penas como para volver a dejarlas en el próximo punto dónde se establezca nuevamente el Reino, no importa cuán lejos vaya a ser, ellos van a estar. ¿Es reciproco el amor entre El Indio y sus seguidores? El recital se hace bajo las normas del reino. Si se firmó un contrato con una habilitación para 150.000, no importa, metemos 300.000.La llegada al lugar es caótica. Los cacheos son escasos o inexistentes en algunos casos, dentro del predio se puede observar mucha gente con botellas de vidrio de la bebida alcohólica que te imagines, no tuvieron inconvenientes en ingresarla, también se puede comprar cerveza. Los puestos sanitarios son escasos para la cantidad de gente. Se podía ver al personal de seguridad privada dentro del lugar bebiendo cerveza e incluso tirar ellos mismos pirotecnia. Increíble. La salida pudo haber sido una tragedia aún mayor, en la desconcentración mucha gente salió por callejones sin salida, donde algunas vallas impedían el paso. Cada vez más gente entraba por los mismos. Pudo ser fatal. ¿Qué responsabilidad le cabe al Indio en estos puntos? ¿Qué esfuerzos hizo para cuidar a su gente, que tanto amor le brinda? Fallecieron dos personas. Es mucho. Fue una tragedia, pero a veces la vida nos hace precio. Podés quedarte en tu casa sujeto a derecho, o podés someterte a las normas de este reino y vivir una de las experiencias más extraordinarias de tu vida. Carlos Daguerre


LAS MAS LEIDAS

General Madariaga



Los candidatos de Madariaga

General Madariaga



¿DÓNDE VOTAR?